Boliños de bacalao.

O frituras de bacalao, como le llamaban nuestras abuelas, con medio kilo de bacalao, 5 cucharadas de harina, 2 o 3 huevos, ¼ litro de leche. Ya remojado el bacalao durante 24 horas con cambio de agua varias veces, lo desmenuzaban, le quitaban piel y espinas. En un recipiente colocaban la harina y leche templada, removían hasta disolver la harina en pasta, sin grumos, añadían los huevos batidos y por último el bacalao, mezclado todo muy bien, lo dejaban reposar, después formando una bola con la cuchara lo freían en aceite caliente dorándolo por ambas partes.

Síguenos:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion