REPOSTERÍA (II)

Alimentos elaborados con leche - cuajada reposteríaCREMA DE CASTAÑAS, solían hacerla con un kilo de castañas, 3 cucharadas de leche condensada, 3 huevos, una cucharada de mantequilla y una copa de coñac. Primeramente, asaban las castañas, después las pelaban y ponían a cocer limpias con medio litro de agua y mantequilla. Dejaban cocer durante media hora para pasarlo todo por el pasapuré, mezclaban con las yemas, coñac y leche condensada y le añadían las claras montadas a punto de nieve. La servían en copa de cristal fino, el que podía.

GALLETAS DE AVELLANA, que en ciertas casas solares solían preparar con un kilo de harina de trigo, medio kilo de azúcar, 400 gramos de avellanas molidas, 200 gramos de manteca, zumo de dos naranjas y un limón, 3 huevos y una cucharada de bicarbonato. Amasaban todos los ingredientes para conseguir una masa fina, la dejaban reposar dos horas, después la extendían con un rodillo hasta conseguir medio centímetro de espesor. Con un vaso cortaban y colocaban en bandeja para el horno, previamente aceitado y polvoreado de harina. Metido al horno hasta dorarlas. Las sacaban y tapaban con un paño hasta dejarlas enfriar para comer.

EL CAFÉ DE LA ABUELA, muy conocido en la Edad Media, lo preparaban con 50 gramos de café y una cucharada grande de azúcar, para cinco personas. Puesta el agua a hervir, le echaban el azúcar previamente quemada en la sartén, con el café. Removían con un tizón sacado del fuego bien quemado que había que ventearlo antes de meterlo en el café para quitarle la ceniza. Lo tapaban y dejaban reposar 5 minutos antes de servirlo ¡Qué bueno estaba!

BUÑUELOS, se preparaban desde tiempos inmemoriales con 2 huevos, 4 cucharadas de azúcar, 4 cucharadas de leche, harina para la masa y royal. Empezaban por batir los huevos con el azúcar hasta espesar, añadían leche, una ralladura de limón y harina con él royal, después trabajaban la masa y freían los buñuelos en abundante aceite. Con la cuchara y una pala le daban forma.

MANZANAS ASADAS, de toda la vida, una vez limpias y secas, le hacían un agujero quitándole el rabo y ahuecándolas para colocar una cucharada de azúcar. Colocadas en un plato de horno las rociaban con un poco de agua y las metían al horno medio fuerte. Se servían calientes y frías.

TARTA FRÍA, la preparaban nuestros antepasados para las fiestas patronales y consistía en 250 gramos de mantequilla, 250 gramos de azúcar, media tableta de chocolate, 100 gramos de coco o almendra, 3 cucharadas de café, un vaso pequeño de coñac, 2 huevos, 250 gramos de galletas y 50 gramos de guindas escarchadas. Empezaban por batir la mantequilla e incorporando el azúcar, 6 cucharadas, el chocolate rallado, los huevos batidos, algo más de la mitad de coco o almendra, 2 cucharadas de coñac y el café, 3 cucharadas. Mezclaban todo muy bien y en un plato ponían el resto de coñac, un vaso de agua y 3 o 4 cucharadas de azúcar, dándole vueltas para deshacerlo bien. Seguidamente, empapaban las galletas en almíbar y colocaban en una bandeja alternando capa de galletas y la crema, hasta acabar en crema. Espolvoreaban el coco o la almendra y la adornaban con las guindas.

SOBAOS DE MASA, preparados con un kilo de masa de panadería, medio kilo de mantequilla, 3 huevos, medio kilo de azúcar y ralladura de limón. Mezclado todos estos ingredientes hasta conseguir una masa fina. A continuación en moldes iban poniendo lo que después serian los sobaos metidos al horno hasta dorarlos y retirados comerlos.

Síguenos:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion