El honorable Conde Odilo Estévez Yañez (III)

Historia sobre Odilo Estévez Yañez su vida y su legado.

Seguidamente, en un segundo portalón, observamos a la izquierda, una mansión en forma de “guitarra”, de unos 40 metros de largo, posiblemente, la guitarra más larga del mundo, utilizada como escenario en el Festival Argentino Español del Folklore; gradas de piedras sobre la loma, formando el anfiteatro, coronado por otro edificio en cuya cima se aprecia el sistema de las campanas de un “reloj” que llevaba sus musicales al aire.

Sancho y yo, atravesamos el portalón, donde el camino se bifurca en dos, nos dirigimos hacia la derecha y contemplamos todo el cerro Uritorco que se impone por el naciente; aquí el camino discurre en varias curvas y en una de ellas, topamos con la pérgola que termina en la “glorieta” que sirve de mirador al Cerro Uritorco, que despierta, no solo admiración y curiosidad, a propios y extraños, sino cierto misterios a cuantos lo visitan, como más adelante expondremos.

Descendiendo en la próxima curva, nos encontramos con el gran dique utilizado, en principio, para reserva de agua para la propiedad, por medio de acequias, encargadas de recoger el agua del rio Catalumba, bajadas del cerro Uritorco, llegando al dique por gravedad, que luego se distribuía por un ingenioso sistema de acequias que como venas, llenaban la piscina y los estanques, para los cisnes, patos y nutrias que formaban en parte, un mini zoo.

A paso lento seguimos descendiendo y vislumbramos la gran mansión solariega principal, al más puro estilo mudéjar andaluz, entre el follaje de añojos pinos, álamos carolinos, que demuestran el paso del tiempo con sus gruesos troncos y que todavía hoy, “suben” al parecer, con la imposible intención de “llegar a tocar el cielo”.

La mansión solariega principal, con toda su estructura, las escalinatas de piedra que invitan a su acceso bajo las arcadas, frente a ellas, una fuente de intensos colores como si fuera una reproducción de un cuadro de Goya, en este caso el “Gallo Ciego”. Al lado el inicio y maltrecho sobreviviente de los 24 “jarrones” que decoraban la propiedad solar de Estévez y Mayor, conteniendo un terraplén, mayólicas en tonos amarillos y verdes. Salpicados con imágenes que representan distintas escenas del Hidalgo don Quijote de la Mancha, la “Obra de Cervantes”, al igual que, en el parque de María Luisa de Sevilla (España). Tanto le emocionó a Sancho, al contemplar además, todas las mayólicas firmadas por la afamada firma de “M-Rodríguez” de Talavera de la Reina (España).

En definitiva: Se pudo comprobar en realidad que todo el material empleado en la construcción de la magnífica mansión y su entorno, se llevó de España excepto la arena, la cal y la piedra que fue de la localidad. Se dice que fueron tres bodegas de barcos, las usadas para tal menester.

Llenos de valor, subimos escalinatas y girando hacia la izquierda, observamos la cancha de tenis junto a otra de croquet y ya adentro, impresiona el interior con el tono dorado y el brillo de las mayólicas que revisten las paredes de recepción y el gran farol de hierro forjado, artísticamente colgado en el techo; seguimos abriendo y a dos pasos, encontramos dos gruesas puertas de madera con herrajes y ventanales de “vitreux”, el salón principal engalanado por una gran  estufa de leña y en él, el escudo de armas donde se lee Estévez, aunque no se pueda identificar ni su composición ni su procedencia; y sobre los muros interiores, los frisos realizados hace tantos años, manteniendo sus vivos colores sosteniendo figuras astrológicas muy peculiares a lo largo de las paredes.

“En galego sabes todo, e por riba sabes mais” posiblemente pensara el conde Odilo Estévez Yáñez, al adquirir muebles de época para decorar el salón mientras una “vitrola” deja escuchar su sonido de época, lo que es cotidiano hoy, ayer era un “asunto” a resolver…

Obras de Arte de pintores argentinos y extranjeros, decoran las paredes de la mansión: “Vicente Forte, Paul Gilbert, Barragán y otros”. El amplio salón antiguo y en la pared norte, el “leñero” o la más importante figura de “cabeza de león” nos deja incógnitas por resolver…

Síguenos:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion